Nuevas necesidades, nuevos métodos / GTD[6]

«¿En qué trabajas?».

Si alguien nos formula esta pregunta y tratamos de responder rápidamente, probablemente lo haremos con el nombre de nuestro puesto de trabajo. Soy consultor, soy abogado, soy profesor, etc. Sin embargo, sabemos que una explicación más realista del puesto de trabajo exige siempre un mayor desarrollo.

La definición completa de un empleo debería incluir también todas y cada una de tareas a las que nos enfrentamos a diario, no son solo aquellas del puesto para el que fuimos contratados. Y en el trabajo del conocimiento sabemos que todo es mucho más complejo.

Hace años, la definición de un puesto de trabajo se mantenía más estable en el tiempo. Actualmente, los intereses de las empresas cambian con más frecuencia y con ellos lo hacen también las responsabilidades de las personas que trabajan en ellas.

Uno de los principales problemas al que nos tenemos que enfrentar cada día es el gran volumen de información que debemos gestionar. ¿Qué información es relevante? Y, ante varias opciones, ¿cuál es la mejor? No solo tenemos trabajo por hacer, sino también decisiones que tomar.

Contamos con una ingente cantidad de información, pero no con los suficientes métodos y hábitos para gestionarla eficazmente. Una agenda o una lista de tareas, por si solas, no son suficientes para organizarse con eficacia. Y GTD puede ser parte de la solución.

Imagen | Método

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *